enSALUD@rte

TRABAJAMOS LA INTELIGENCIA EMOCIONAL(1º BACHILLERATO)

Estimados alumnos/as.
Al indicador tradicional de inteligencia, el Cociente Intelectual, le ha salido un serio competidor: la Inteligencia Emocional. Las posibilidades de triunfar en la vida son más altas en una persona que tiene muy desarrollado este tipo de inteligencia, pero ¿en qué consiste ser emocionalmente inteligente?

Tradicionalmente se ha medido la inteligencia de una persona en base a su Cociente Intelectual (CI), es decir, existía un único indicador para medir las capacidades de una persona y se presuponía que un Cociente Intelectual alto era garantía de éxito en la vida. Esto era así porque se establecía una asociación directa entre la capacidad académica y el éxito personal y profesional. Sin embargo, hay otro tipo de inteligencia que se ha demostrado como complemento indispensable para triunfar en lo profesional e incluso para alcanzar altos niveles de satisfacción personal en la vida: la Inteligencia Emocional.
¿Qué es la Inteligencia Emocional?
La Inteligencia Emocional (IE) es un concepto introducido por Daniel Goleman, psicólogo norteamericano, que la define como “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”. No deja de parecer obvio haber llegado a la conclusión de la importancia de estas capacidades si tenemos en cuenta cómo influyen nuestras emociones a la hora de tomar decisiones de todo tipo ¿verdad?
A continuación quiero que veáis este vídeo, y analicéis las 5 claves de la inteligencia emocional según David Goleman dejando vuestra explicación en comentarios de dicha entrada:

Explicación de las 5 claves de la inteligencia emocional:

  1. AUTO-CONCIENCIA EMOCIONAL. Reconocer las propias emociones.

    Es la capacidad de reconocer lo que sentimos y cómo nos afecta, nos permite delimitar nuestras capacidades y puntos débiles.

  2. AUTO-REGULACIÓN. Saber manejar las propias emociones.

    La capacidad de auto-regulación es aquella que nos permite no dejarnos dominar por nuestros sentimientos, saber detectar lo que nos sucede y no actuar de forma impulsiva.

  3. AUTO-MOTIVACIÓN. Utilizar el potencial existente.

    Esta capacidad es útil porque nos permite mantenernos motivados y focalizarnos en nuestras metas en lugar de hacerlo en las dificultades para llegar a ellas.

  4. EMPATÍA. Saber ponerse en el lugar de las demás personas.

    La capacidad de ser empático supone comprender e identificarnos con el resto de las personas, lo cual favorece enormemente la comunicación y beneficia las relaciones con las personas.

  5. HABILIDAD SOCIAL. Crear relaciones sociales.

    Poseer esta capacidad significa lograr una comunicación buena y conducente al establecimiento de relaciones amigables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

View my Flipboard Magazine.